Sandra Jiemenez

Profesora de AcroYoga por la escuela de AcroYoga Montreal, además de ingeniera informática, terapeuta de shiatsu y masaje tailandés. Practicante de aikido, tai chi y yoga durante muchos años, su vida se volvió (literalmente) del revés cuando descubrió el AcroYoga casi por casualidad en Barcelona. Se enamoró locamente de esta práctica y desde entonces le dedica más horas de lo que sería sensato, entrenando, compartiendo, jugando, aprendiendo y enseñando. Busca siempre explorar la parte más creativa, así como inculcar el espíritu de comunidad indispensable del AcroYoga.